Nuestra Historia – 2010

Primer Foro de Consulta a la Industria Aeronáutica UNAQ

Un año después de iniciadas las actividades universitarias, se integra el Consejo Académico y de Calidad (CADEC), que es el órgano consultivo que tiene, entre otras competencias:

  • Proponer al Consejo Directivo las normas y disposiciones reglamentarias de la UNAQ en materia académica y de calidad.
  • Someter a consideración del Consejo Directivo los proyectos y modificaciones sobre planes y programas de estudio en los diversos niveles y modalidades.
  • Conocer y resolver los asuntos de índole académico.

Fue entonces que en cumplimiento a lo dispuesto por el Decreto de creación y atendiendo la indicación del Consejo Directivo de la UNAQ, con la participación de académicos y representantes de la industria de reconocido prestigio en la Entidad, autoridades y personal docente de la institución se integró el Consejo Académico y de Calidad (CADEC), quienes sesionaron por primera vez el día 20 de Enero de 2010.

Otro reto importantísimo por alcanzar fue la planeación institucional, con este objetivo, durante 2010, el cuerpo directivo integró un equipo de trabajo con algunos de los colaboradores de la universidad quienes estructuraron el Plan de Desarrollo Institucional UNAQ 2010-2020 (PDI); documento rector sobre el ser y hacer de la institución, que establece el rumbo a seguir durante los próximos diez años.

El camino iniciado por la UNAQ continuaba atrayendo la atención del sector empresarial; gracias a este interés a un año y medio de operaciones, se realizó el 1er Foro de Consulta a la Industria Aeronáutica UNAQ 2011, en el que participaron líderes de las industrias del sector aeronáutico, quienes compartieron sus expectativas sobre los perfiles y las competencias que deben de tener los egresados de la universidad.

Lockheed T-33 T-Bird / Shooting Star donado por la Fuerza Aérea Mexicana

Gracias a esta información y con la finalidad de dar respuesta a estas demandas, un grupo de docentes, aprobados y supervisados por el CADEC, rediseñaron los planes y programas de estudio de técnico superior universitario que a partir de entonces tiene tres especialidades: aviónica, mantenimiento y manufactura para aeronaves; programas educativos que permitieron que en septiembre de 2010 se ampliara la oferta educativa institucional.

En el mes de agosto de 2010 se tuvo lugar uno de los hitos más importantes para la UNAQ hasta ese momento: la creación del Posgrado Interinstitucional en Ingeniería Aeroespacial. Esfuerzo que provocó la búsqueda de talento y cooperación a nivel internacional. Este programa educativo ha contado, desde su inicio, con el invaluable respaldo de instituciones de reconocido prestigio nacional e internacional en la materia como son: La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI), el Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ), la Universidad de Toulouse (Francia), la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Notre Dame (EUA), quienes colaboran colegiadamente para atender las demandas de la industria aeroespacial en materia de personal altamente capacitado para generar nuevas tecnologías. La primera etapa de este trascendente nivel educativo está enfocada en las siguientes líneas de investigación: propulsión, estructuras, diseño y procesos de manufactura avanzada.

Con este mismo enfoque, también durante 2010, la UNAQ se sumó activamente a la iniciativa del Gobierno del Estado de Querétaro para conjuntar la Red de Investigación e Innovación Aeroespacial de Querétaro (RIIAQ), suma de esfuerzos de los sectores: empresariales, de investigación y educativos, en la búsqueda de realizar conjuntamente tareas sobre el análisis y desarrollo de proyectos específicos que resuelvan los problemas del sector aeronáutico en Querétaro en materia de competitividad, producción, investigación e innovación. El 26 de Noviembre de 2010, este esfuerzo se formalizó mediante la firma del convenio de cooperación en las instalaciones de la propia universidad.

Indiscutiblemente uno de los mayores impactos generados por la consolidación del sector aeronáutico en la entidad, está ligado directamente con la formación académica de los jóvenes estudiantes, prueba de ello, es la donación de la aeronave prototipo serie 7002 Canadian Regional Jet 200 (CRJ200), por parte de la compañía Bombardier Aerospace. La trascendencia de este avión-laboratorio para la compañía es que en su interior, durante más de veinte años, se lograron numerosas certificaciones de componentes aeronáuticos que les permitieron incorporar nuevas tecnologías en aeronaves de línea. Para la UNAQ este legado histórico permite que sus estudiantes realicen sus prácticas y adquieran competencias profesionales en una aeronave equipada con sistemas de reciente tecnología.

Igualmente importante es la donación por parte de la Fuerza Aérea Mexicana, del avión Lockheed T-33 T-Bird / Shooting Star, en el que un entusiasta grupo de docentes y estudiantes realizaron diversas tareas de restauración que dieron como resultado que la UNAQ cuente en su acervo, con un avión emblemático para México integrándose así a la historia de la aviación nacional.